Centro Reiki en Tomares

Terapia Reiki y Digitopuntura en Sevilla

Reiki para escépticos y el estrés como origen de nuestros males…

Para un enorme porcentaje de la población, es difícil creer en las bondades del Reiki. Es difícil asimilar o creer en la existencia de una energía universal cuyos desequilibrios en nuestro organismo son el origen de múltiples dolencias físicas y emocionales. Si este es tu caso, me gustaría que siguieras leyendo este artículo. Voy a intentar simplificar al máximo el concepto. No voy a hablarte de energía, no voy a hablarte de chacras, no voy a hablarte de nada que pueda generarte escepticismo. Tan sólo voy a explicarte desde un punto de vista médico y científico, el motivo por el cual la terapia Reiki es capaz de ayudarte a solucionar y prevenir multitud de problemas que afectan a tu salud tanto física como emocionalmente.

Empecemos por algo sencillo... ¿Eres una persona estresada?.

 Si tu respuesta es negativa puedes sentirte afortunado. Pero la mayoría nos vemos sometidos diariamente a multitud de situaciones que nos provocan estrés en un grado u otro. La diferencia está en el control que cada uno ejerce sobre dicho estrés.

Todo el mundo tiene diferentes desencadenantes de estrés. Las cuestiones laborales encabezan la lista según las encuestas: Insatisfacción con el puesto desempeñado, presión de jefes o compañeros, exceso  de horas, responsabilidad, inseguridad, etc.  Pero no, las cosas no acaban ahí... de igual forma los niños no van a dejar de gritar, la hipoteca no va a desaparecer, etc.

Y eso sin contar la brutal intensidad con la que nos pueden afectar otras situaciones puntuales pero de gran impacto como la muerte de un ser querido, Separación, La pérdida de un trabajo, violencia, etc.

¿Pueden los acontecimientos estresantes hacer que los seres humanos tengan más probabilidades de contraer una enfermedad? ¿Pueden obstaculizar nuestra recuperación de enfermedades críticas como las cardíacas y el cáncer? ¿Pueden retardar la cicatrización de las heridas? La evidencia creciente así lo sugiere. Cada vez más estudios afirman que el estrés puede afectar de hecho el sistema inmunológico de estas y otras maneras.

 

Pero.. ¿Qué relación existe?,¿cuál es el fundamento médico y científico?

La realidad es que el estrés genera una respuesta positiva de nuestro organismo, que nos ayuda a enfrentarnos a la causa que lo origina. Pequeñas dosis de estrés, por tanto, activan nuestro organismo, haciéndolo temporalmente más eficiente, despierto y reactivo.  

Ante, por ejemplo, una situación de peligro (estrés a corto plazo) el cerebro envía una señal a la glándula suprarrenal para crear hormonas llamadas cortisol y adrenalina, que tienen multitud de efectos diferentes en el cuerpo, desde el aumento de la frecuencia cardíaca y la respiración para dilatar los vasos sanguíneos para que la sangre pueda fluir rápidamente a los músculos de las piernas. De esta forma el organismo hace frente a esa situación de peligro activando sus sentidos. Una vez que la situación de peligro ha remitido, los niveles de Cortisol y adrenalina vuelven a sus estados iniciales y el organismo vuelve igualmente a su situación inicial.


Sin embargo, ¿qué procesos ocurren en nuestro organismo si la fuente de estrés no desaparece? ¿Qué ocurre sí nos enfrentamos a un divorcio, problemas económicos, laborales, etc.

? ¿Cómo afectan estas situaciones de estrés crónico a nuestro sistema inmune?.


El sistema inmunológico se define por el Instituto Nacional del Cáncer como un complejo sistema de células, órganos y tejidos que protegen al cuerpo contra bacterias, virus y microorganismos que intentan invadirlo. Los científicos y los investigadores conocen desde hace años la conexión entre el estrés y el sistema inmunológico. Un informe publicado Psychological Bulletin (nov90), afirma que el estrés suprime la función del sistema inmunológico y que, con el tiempo, si el estrés se vuelve crónico, el sistema inmunológico lejos de adaptarse, tiende a desgastarse. Lo que estaba destinado a proteger el cuerpo, comienza a hacerle daño. En los últimos años han aparecido estudios que incluso relacionan el efecto del estrés sobre el sistema inmune con el cáncer, el SIDA y otros trastornos autoinmunes.

La clave está en el Cortisol o hidrocortisona, una hormona producida por las glándulas suprarrenales, ubicadas sobre los riñones. El hipotálamo controla la liberación de cortisol como respuesta a situaciones de estrés, actuando como mecanismo de defensa y poniendo a nuestro organismo en alerta. Los efectos  “defensivos” como consecuencia de la liberación de cortisol en nuestro organismo son:

·         Se potencia el metabolismo de las grasasproteínas y carbohidratos, (acción glucocorticoide)

·          Se incrementa el nivel de azúcar en la sangre (glucogénesis)

·         Autoregula y corrigen desequilibrios de agua y electrólitos (Homeostasis) acción mineralcorticoide).

·         Se atenúa la acción del sistema inmunitario, activando las vías antiestrés y antiinflamatorias

Desde este punto de vista, una liberación controlada de cortisol es beneficiosa para nuestro organismo pues le permite superar satisfactoriamente una breve situación de estrés haciéndolo temporalmente más eficiente, pero cuando la existencia de estrés se vuelve permanente se produce un exceso de cortisol cuyos efectos pasan a ser nocivos provocando importantes cambios fisiológicos que dejan a nuestro organismo vulnerable a la infección y la enfermedad.

De esta forma el estrés se vuelve la causa de todos nuestros males. Ejemplos de enfermedades comunes causadas o agravadas por el estrés son las enfermedades cardiovasculares, problemas digestivos, enfermedades de la piel y el empobrecimiento de la memoria, entre otras.


Con mayor detalle podemos destacar los siguientes efectos perniciosos del exceso de Cortisol en nuestro organismo:

 

·         El cortisol contrarresta la insulina, propiciando hiperglucemia, origen de la diabetes.

·         la pérdida de colágeno inducida por el cortisol en la piel es diez veces mayor que en cualquier otro tejido.

·         El cortisol estimula la secreción ácida gástrica, pudiendo incrementar la presencia de productos  tóxico de desecho del metabolismo

·         El cortisol inhibe la pérdida de sodio a través del intestino delgado El síntoma predominante es la sed, diarrea y sudoración. Así como otros trastornos neurológicos, caracterizados por irritabilidad muscular y alteraciones del nivel de consciencia,

·         La carga de sodio aumenta la intensidad de la excreción del potasio mediante el cortisol, causando la alcalosis y con ella cuadros de confusión, con mareosnáuseas y vómitos, a menudo acompañados de tembloresespasmos musculares, y entumecimiento en la cara o las extremidades.

·         El cortisol también actúa como una hormona antidiurética, pudiendo alterar la reabsorción del agua y derivando en afecciones renales e incluso alteraciones del volumen sanguíneo.

·         Si bien El cortisol ayuda a afianzar recuerdos sobre todo de carácter emocional, a corto plazo, la exposición al cortisol a largo plazo genera daños en células del hipocampo,  que provocan un empobrecimiento de la memoria.

·         Los linfocitos T o células-T son los responsables de coordinar la respuesta inmune celular y El cortisol evita la proliferación de células T. Lo cual se relaciona directamente con un debilitamiento progresivo de la actividad del sistema inmune

·         el cortisol reduce la absorción de calcio en el intestino y con ello el Metabolismo óseo, disminuyendo la formación ósea y favoreciendo la osteoporosis a largo plazo.

·         el cortisol suprime la capacidad de las células inmunes para activar su telomerasa, una enzima mantiene a las células inmunes jóvenes por la preservación de la longitud de los telómeros y la capacidad de seguir dividiéndose.  Cada célula contiene un diminuto reloj llamado telómeros, que se acorta cada vez que la célula se divide. Telómeros cortos están vinculados a una amplia gama de enfermedades humanas, incluyendo, osteoporosis, enfermedades del corazón VIH y el envejecimiento. La influencia del cortisol sobre la telomerasa, puede explicar por qué las células de las personas con estrés crónico tienen telómeros más cortos y por tanto más susceptibles a la enfermedad.

 

Otros efectos, no menos importantes del estrés crónico debido a la liberación continua de Cortisol a nuestro organismo son:

·         Se reduce drásticamente la vasodilatación y por tanto se produce un incremento de la presión sanguínea.

·         Induce a los riñones producir orina hipotónica, eliminando, el riñón, en este caso, agua del organismo. No siendo esta la situación más habitual en el organismo normal.

·         Desconecta el sistema reproductivo, e incrementa por tanto la probabilidad de aborto e infertilidad temporal. El grado de fertilidad se restablece cuando los niveles de cortisol vuelven nuevamente a la normalidad.

·         Otros Estudios recientes relacionan directamente el cortisol, el apetito y la obesidad.  


¿Asusta, verdad?

Los estudios de David Spiegel, psiquiatra e investigador de la Universidad de Stanford y director del Centro de Stanford  sobre Estrés y Salud, reiteran que los niveles más bajos de cortisol, se relacionan directamente con un funcionamiento saludable del sistema inmune, sin embargo, "El estrés es inevitable", como dice Spiegel. El truco es aprender a manejarlo y hacer algo al respecto. No pienses en términos de" todo o nada ", sino en términos de" más o menos". Declaremos la guerra contra el estrés.

Al final parece que va a ser cierto el asesoramiento que recibimos de nuestras abuelas para mantenernos saludables: Comer bien, hacer ejercicio y dormir lo suficiente.


Reduce el estrés en tu vida y reducirás el riesgo de innumerables enfermedades y dolencias.

En esta lucha contra el estrés, el Reiki es tu mejor aliado. Sí eres escéptico respecto a las terapias alternativas como el Reiki, no te compliques y tómatelo simplemente como eso, como una excelente técnica de relajación que te ayudará a controlar tu estrés, a dominarlo y controlarlo. Por si no conoces en qué consiste una sesión de Reiki, te diré que sobre todo predomina un ambiente de relajación. El entorno, la iluminación, los sonidos... Una sesión de Reiki es garantía de relajación y reducción del estrés. La mayoría de los comentarios de mis pacientes tras su primera sesión incluyen referencias a ese estado de relajación profunda que han sentido. Empiezan a controlar sus niveles de estrés. Normalmente en la primera sesión comienzan a notar cambios sustanciales y al poco tiempo sus comentarios empiezan a referirse a la superación de las dolencias y problemas por los cuales vinieron a verme.


Hay quien defiende que no hay nada de cierto en el Reiki y en su capacidad como terapia de sanación. Hoy no voy a entrar en ese debate. Como te dije al principio del artículo, hoy no te iba a hablar de energía universal, ni de chacras.


Simplemente el estrés te debilita y expone  a multitud de dolencias y enfermedades. Sé práctico y protégete de ellas. Relájate, reduce los niveles de Cortisol en tu organismo y sánate.